La siguiente lista de pasos puede apoyar a su sistema inmunológico en la prevención y cura de enfermedades virales

Torsten Liem
Torsten Liem

Mit meinem Blog möchte ich das Feld der ganzheitlichen Gesundheit bestehend aus Fachwissen und praxisnahen Erkenntnisse zu MIND, BODY und LIFESTYLE für die Allgemeinheit zugänglich machen.

No está claro cuales de las siguientes medidas, individualmente o en conjunto, tiene un efecto demostrable en la prevención de la enfermedad de Covid-19. El período de tiempo transcurrido desde la aparición de la enfermedad de Covid-19 es demasiado corto para permitir que estas medidas sean investigadas científicamente de forma individual o incluso en combinación. Además, la investigación de las aplicaciones combinadas de diferentes medidas es más compleja que los estudios de medidas individuales. Se plantea la cuestión de que, aunque ninguna de estas medidas se haya estudiado en relación con el Covid-19, ¿es realmente útil esperar los posibles resultados de los estudios antes de aplicarlos, que pueden publicarse muchos años después, posiblemente nunca? ¿O no es más bien sensato hacer todo lo posible para apoyar nuestro sistema inmunológico de la mejor manera posible? Básicamente, las enfermedades de Covid-19 están acompañadas por una reacción proinflamatoria del sistema inmunológico Th1 y Th171.
  • En la actualidad, la primera prioridad debería ser las estrategias de prevención para evitar el contacto con el virus corona (SARS-CoV-2). Por esta razón, por favor sigan las directrices establecidas por los políticos, no sólo por su propio bien, sino también por el bien de nuestros conciudadanos que están particularmente en riesgo.
  • Una buena higiene diaria: lavarse las manos regularmente con jabón durante al menos 20 segundos, etc.
  • Mucho ejercicio e interrupciones regulares de la vida sedentaria: según la OMS, la inactividad física es una de las principales causas de enfermedad2. Por el contrario, numerosos estudios demuestran que el ejercicio regular aumenta la inmunocompetencia y reduce el riesgo de infección en comparación con el sedentarismo3. Interrumpa sus actividades sedentarias con la mayor frecuencia posible, por ejemplo, cada hora, y aumente su frecuencia de pulso, por ejemplo, subiendo y bajando escaleras, haciendo sentadillas; saltando de un lado a otro, haciendo flexiones de brazos u otras actividades físicas que le gusten. Lo ideal es que pueda subir el pulso a unas 110 pulsaciones por minuto durante unos minutos.
    Además de estas importantes pausas para sentarse, lo ideal sería unos 30 minutos al día, disfrutar de paseos rápidos, carreras de resistencia, sprints cortos, entrenamiento a intervalos u otros movimientos, preferiblemente al aire libre, si está permitido en su país.
  • Actividades relajantes que traigan alegría: El cerebro, las emociones y el sistema inmunológico están estrechamente vinculados4,5 Demuestre comprensión por sí mismo y por los demás en este momento en el que se enfrenta a limitaciones y desafíos desacostumbrados y disfrute apoyando a sus compañeros de habitación. También disfruta hablando por teléfono con amigos y compartiendo tus experiencias. En particular, ríase mucho, utilice el tiempo para actividades familiares comunes en casa, como cocinar y comer juntos, juegos de mesa o de cartas, ver películas divertidas6,7,8. Estas actividades apoyan un sistema inmunológico generalmente bueno. La risa también estimula el flujo linfático.
  • Paseos regulares en el bosque: Por ejemplo, los fitoncidas, como los aceites esenciales, los glucósidos, los terpenos, los flavonoides, los taninos, los compuestos fenólicos y muchas otras sustancias de las plantas del bosque apoyan el sistema inmunológico, por ejemplo activando las células asesinas naturales9-14. Es bienvenido a hacer allí ejercicios de respiración para usted mismo.
Regelmäßige Waldspaziergänge fördern Phytonzide
La ingesta regular de algas, mariscos y crustáceos y pescado graso (por ejemplo, el salmón)
  • Duchas frías regulares: Las duchas rutinarias (calientes y luego frías) dieron lugar a una reducción estadística de las ausencias por enfermedad autodeclaradas (pero no a una reducción de los días de enfermedad) en adultos sin comorbilidad grave15. Esto también aumenta la producción de cortisol del propio cuerpo. El cortisol, junto con los ácidos grasos omega-3 y la vitamina D, es importante para una terminación regular de las reacciones inflamatorias).
  • Aplicaciones térmicas: Ciertamente no hay razón para no disfrutar de baños calientes, tés o similares en casa, pero su influencia en la prevención o el tratamiento de enfermedades virales no ha sido probada – aparte de un estudio sobre los rinovirus de 199916.
  • El consumo regular de hongos: El interferón-gamma (IFNγ) protege contra las infecciones virales. Con un alto valor de IFNγ, los virus pueden desarrollarse mucho peor17. Los hongos, por ejemplo, por medio de su contenido de glucosa, provocan un aumento de IFNγ18. Incluso las cantidades más pequeñas de hongos ostra aumentan los valores de IFNγ. Será muy beneficioso para la salud y el sistema inmunológico si se come regularmente una amplia variedad de setas, ya que cada seta contiene diferentes glicanos y otras sustancias activas, y la variabilidad es particularmente eficaz20.
    Especialmente la ingesta de Coriolus (efecto antiviral y antibacteriano debido a los péptidos polisacáridos PSK y PSP)21,22 y Reishi (efecto antiinflamatorio debido al alto contenido de triterpenos)23 tiene aquí un efecto de apoyo. Además, ambos reducen el estrés oxidativo en los pulmones. Maitake muestra efectos antivirales y antiinflamatorios especialmente en el tracto digestivo. Se dice que los cordyceps tienen un efecto fortalecedor en los pulmones y el sistema inmunológico. Los suplementos de estos hongos vitales pueden ser tomados además de la dieta normal24,25.
  • Presta atención a las barreras de buen funcionamiento: por ejemplo, para la ingesta intestinal de L-glutamina26, unos 6 gr/día.
  • El ayuno intermitente aumenta la protección inmunológica (por ejemplo, 16 horas de ayuno y 8 horas de comida al día): El ayuno intermitente tiene numerosos efectos positivos27-30. El ayuno intermitente repetido conduce en última instancia a reacciones de adaptación duraderas que promueven la resistencia a desafíos posteriores, como la resistencia a las enfermedades31. Sin embargo, aunque el ayuno puede promover la curación de las infecciones bacterianas, los resultados de los estudios muestran lo contrario en el caso de las infecciones virales, en las que comer es la mejor manera de combatirlas32,33.
  • La ingesta regular de algas, mariscos y crustáceos y pescado graso (por ejemplo, el salmón): Los estreptomicetos de cultivos de agua tienen efectos antibacterianos, antimicóticos y antivirales34. Los estudios sobre la influencia de los ácidos grasos omega-3 en las células asesinas naturales (y, por tanto, en las enfermedades víricas) son contradictorios. La influencia también parece variar con la edad35.
La siguiente lista de pasos puede apoyar a su sistema inmunológico en la prevención y cura de enfermedades virales 1
La ingesta regular de algas, mariscos y crustáceos y pescado graso (por ejemplo, el salmón)
  • Una gran diversidad de plantas en la dieta: El número de especies vegetales (vegetales, frutas, hierbas, hongos) consumidas determina la diversidad microbiana36. Por supuesto, algunas plantas también muestran efectos antivirales específicos, como el ajo37-39, las cebollas40,41 , la cúrcuma42 , la Rhodiola Rosea43, los polifenoles (por ejemplo, en el té verde y los arándanos)44, el Astragalus membranaceus45 (por ejemplo, 900 mg/día)
  • Lactoferrina: Aunque no hay pruebas de estudio del SARS-CoV-2, el efecto antiviral se ha demostrado repetidamente, incluso en relación con el síndrome respiratorio agudo grave de un coronavirus similar (SARS-CoV)46-50. El ejercicio diario aumenta la producción propia de lactoferrina del cuerpo.
  • La ingesta suficiente de vitamina C (a través de frutas, verduras y posiblemente también la suplementación temporal de dosis más altas, por ejemplo, 2 gramos): Hay numerosas publicaciones en línea que afirman que la vitamina C es eficaz en el tratamiento del Covid 19. De hecho, por lo general sólo hay pruebas de que la vitamina C se ha utilizado para el Covid 19, en particular en China51-53. En la actualidad no se dispone de estudios sobre la eficacia de la vitamina C para el Covid 19, aunque no se esperaría que esto ocurriera en un período tan breve. El debate sobre la eficacia de la vitamina C es controvertido54. Hay pruebas científicas de que la vitamina C podría prevenir la neumonía y es un beneficio del tratamiento de la neumonía y el tétanos55.
  • Zinc, 30 mg por día; los suplementos de zinc pueden acortar la duración de los síntomas del resfrío56 y pueden facilitar la función antiviral de las metalotioninas contra otros virus57.
  • Vitamina D, unos 150 microgramos/día durante los meses de invierno: Algunos estudios apoyan la hipótesis de que el estado óptimo de la vitamina D puede contribuir a importantes funciones inmunorreguladoras en las infecciones respiratorias virales58. En un estudio, la suplementación con vitamina D no logró reducir el riesgo de infecciones respiratorias59.
Referencias para "Prevención de enfermedades virales y apoyo en la curación de enfermedades virales" como descarga en PDF

Hat Ihnen der Artikel gefallen?

Teilen Sie ihn gerne mit Familie & Freunden oder geben Sie uns Feedback.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on xing

weitere Artikel...

Scroll to Top